viernes, 5 de octubre de 2012

10 sugerencias para mejorar la salud mental



La mayor parte de nosotros acostumbramos a realizar a lo largo del año un chequeo físico, pero ¿cuántos efectuamos también un examen de salud mental?

Veamos un decálogo de cosas que podemos hacer para mejorar nuestro bienestar y aumentar nuestra felicidad.
1. Valorar la solidez de nuestras auténticas necesidades, a la vez que aprendemos a alcanzar la felicidad que consideramos adecuada. Existen cinco necesidades humanas básicas  y que son: la supervivencia, las relaciones, la libertad, el reconocimiento, y el disfrute, aunque el nivel de estas necesidades varían en función de cada persona. Algunos valoran más las necesidades de relación que las de disfrutar, mientras que otros valoran más la libertad. La clave de la felicidad consiste en lograr un comportamiento que le proporcione la cantidad exacta de cada necesidad que un@ desea. Pues obtener muy poco produce insatisfacción y demasiado puede dar lugar a una sobre-saturación.

2. Comprender y asumir la responsabilidad de nuestras decisiones. Ante cada situación debemos tomar una decisión. Aunque no lo parezca, siempre tenemos la posibilidad de elegir. Puede que lo hagamos para mantenernos en una actividad laboral, por hacer un favor a un ser querido o para salvar la vida, pero siempre estamos eligiendo. Tan pronto como dejamos de sentirnos víctimas y asumimos nuestra capacidad de elección, sentimos que tomamos las riendas de nuestro propio poder

3. Relacionar nuestra conducta con nuestra capacidad de mejorar o no. Con frecuencia  asignamos el motivo de nuestro  éxito o fracaso a causas ajenas y olvidamos de cuestionarnos lo que estamos haciendo o dejando de hacer para conseguir nuestras metas. Cuando nos responsabilizamos de nuestros propios resultados en lugar culpar a otros, nos sentimos mucho más seguros y felices.

4. Entender el poder de nuestra propia percepción y cómo podemos cambiarla. A menudo tendemos a crear historias acerca de las personas y los acontecimientos de nuestras vidas que nada tienen que ver con la realidad. Se trata simplemente de nuestra interpretación, lo cual puede causar mucha confusión. Si nuestra percepción no funciona siempre podemos cambiarla, tratando de ver el lado más positivo de las cosas.

5. Encontrar el equilibrio en todas las cosas. Todo lo que nos sucede tiene los mismos aspectos positivos y negativos, sus pros y sus contras. Depende nuevamente de nuestra percepción. Tendemos a etiquetar las cosas como buenas o malas, positivas o negativas, dolorosas o placenteras. La verdad es que la dualidad está siempre presente. Sólo depende de donde nos enfocamos. SoIo si conseguimos ver los dos aspectos por igual podremos mejorar nuestra salud mental.

6. Distinguir y elegir entre lo que nos gusta o apetece en este momento y lo que nos va a resultar más placentero después. A menudo nos precipitamos por conseguir algo que nos deslumbra y deseamos de inmediato, sin pararnos a pensar en lo que realmente queremos. Por lo general, el hecho de demorar una gratificación produce mayor satisfacción que la inmediatez. No obstante existe otra opción. Ver el punto 7.

7. La ampliación o sea, porque no quedarnos con las dos opciones. En nuestra cultura occidental, a menudo se nos dice que debemos elegir entre dos opciones. Y "¿Por qué no con ambas?" Por supuesto que a veces no queda más remedio que elegir, pero también existen muchas ocasiones en las que podemos preguntarnos "¿Cómo puedo conseguir ambas cosas a la vez? "

8. Descubrir nuestra tendencia al auto-sabotaje, a la vez que aprendemos a minimizar su influencia. Todos solemos tener algunas ideas negativas sobre nosotros mismos que se instalaron en nuestra psique en una edad demasiado temprana para distinguir la realidad de la ficción. El hecho de que esos pensamientos procedieran de personas de confianza, los hacen difíciles de erradicar. No obstante, si queremos lograr nuestros  objetivos, debemos tomar conciencia de ellos, sacarlos a la luz y examinar su veracidad. Si reconocemos que esos pensamientos son falsos podremos dejarlo ir y liberarnos.

9. Aceptar a los demás tal como son. No es posible cambiar a nadie, solo uno mismo si se lo plantea, puede cambiarse a sí mismo. Cada uno tiene una forma de ver  el mundo y el derecho de vivir su vida acorde con ello. Si no nos gusta la forma en que una persona ha elegido vivir su vida, lo único que podemos hacer es limitar nuestra interacción con ella. No  intentemos que los demás  sean como nos gustaría que fueran.

10. Avanzar hacia las metas a un ritmo que presente cierto nivel de dificultad, pero que sea factible. Si nos fijamos metas demasiado fáciles, podemos llegar a aburrirnos y si estas son demasiado difíciles podemos darnos por vencidos. Busquemos pues el ritmo adecuado para alcanzar éxito.

Con estos diez pasos podemos conseguir sintonizar nuestra salud mental.



3 comentarios:

  1. Come me gusta! me lo quedo y lo subo a mi
    Facebook.Bss.

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuanto me gusta! este Decálogo, me
    lo quedo y lo subo a mi Facebook. Bsss

    ResponderEliminar